Obsesión por la nitidez

En la era de la fotografía analógica valoravamos la creatividad, los encuadres, lo que transmitía una imagen, etc. Con la entrada de la imagen digital se ha incorporado un parametros que nos ha cambiado una serie de hábitos, dicho parametro se llama resolución.

Nos hemos inscrito en una carrera de ver quien tiene más megapixels en su cámara, pero al mismo tiempo nos vemos envueltos en una carrera paralela para ganar el máximo de nitidez. Estas competiciones las entiendo perfectamente para el fotografo profesional e industrial, ya que es importante el mostrar a veces incluso la textura de los materiales, etc.

A nivel amateur, el querer ganar en nitidez, nos está obligando a comprar cámaras prácticamente profesionales, lentes carísimas, investigar en softwares que nos proporcionen la máxima definición y edición, etc. Pues todo esto está muy bien pero estamos dedicando más tiempo y dinero a estos últimos aspectos que a la creatividad y originalidad que debemos tener en el momento de apretar el botón de disparo de nuestra cámara.

Publico este artículo porque haciendo un analisis (un ejercicio que podéis realizar vosotros mismos) de las fotografías de los mejores fotógrafos de la historia y de muchas imagenes ganadoras de prestigiosos concursos, he llegado a la conclusión que en casi ninguna el protagonista es la nitidez, es más, me atrevería a decir que todas tienen un ambiente más bien desenfocado en algunos aspectos. Son fotografías que tienen buenos encuadres, transmiten algo, sobretodo hablan por si mismas, y lo que menos percibimos es si tienen nitidez o no.

Resumiendo, familiares (que no entienden de píxeles), concursos, etc. no nos felicitan o galardonan por la nitidez, pero si por la creatividad, originalidad y comunicación de nuestras fotografías.

Espero vuestros comentarios. Saludos.

Leave a reply

Your email address will not be published.